Quiénes somos 

Quiénes somos

 Fundación Larratxo gestiona , en la actualidad, 2 recursos residenciales destinados a la atención de menores en situación de desprotección grave o desamparo. A pesar de que, a lo largo de su historia, ha desarrollado distintos proyectos orientados a la cobertura de las necesidades en los colectivos más vulnerables, desde hace algunos años, su actividad principal se centra en lo que conocemos como el Acogimiento residencial de Menores.De igual manera, desde hace 20 años , la Entidad tiene presencia internacional, a traves de proyectos desarrollados en Ecuador, especializados, de igual manera en la atención a la población infantil.

Fundación Larratxo y su evolución en la Política social Guipuzcona.

La presencia de Fundación Larratxo en la política social guipuzcoana surge ante la emergenia de nuevas necesidades no cubiertas que venían padeciendo algunos colectivos en situación de marginalidad de zonas cercanas al distito de Cáritas parroquila de Herrera, afinales de los años 70 del siglo pasado.

Año 1977

Se inicia, siempre de manera voluntaria, el trabajo a favor de una de las poblaciones más desfavorecidas de aquel momento: la infancia. La compra y acondicionamiento de un local en Paseo de Larrtxo 22, en Donostia, servirá para iniciar u proyecto de trabajo a favor de los niños de familias gitanas tramontanas portuguesas que viviían en chabolas situadas en los alrededores del barrio de Intxaurrondo.

Año 1979

La marcha de este colectivo derivó el trabajo a otros grupos  en dificultad social. a partir de estas fechas su labor se centró, principalmente,en la atención directa a dos colectivos : "Menores" y "Personas sin Hogar".

Año 1983

Con un grupo de siete personas, se constituye como fundación bajao el nombre de Fundación Larratxo. Para estas fechas se habían hecho efectivas las transferencias del Gobierno Central al Gobierno Vasco en materia de Servicios Sociales, mejrándose así , la atención y el apoyo económico a sus actividades sociales.

Año 1982 -1984

Paralelamente a la atención de los colectivos de personas menores de eda y alas personas sin hogar, surgirán otros proyectos: Se trabajará con "Jóvenes drogodependientes" hasta que surge  "Proyecto Hombre". En 1985 hasta 1990 se creará un "comedor infantil".

Año 1990 -1994

Al haberse instalado en las escuelas de la zona comedires escolares, en el local comprado para dicho comedor, se comenzará a impartir "·Apoyo Extrescolar" para tratar de paliar el fracaso estudiantil del barrio de Larratxo. Este Proyecto permanecerá hasta 1994.

Años 90 - años 2000

Desde mediados de lao años 90, la actividad de la Entidad en el territoria histórico de gipuzkoa , se centró, casi exclusivamente, a la atención de personas sin hogar -a través de un programa de aención integral de media estancia, y a la atención a la infancia en situación de desprotección-mediante el hogar de menores de Fundación Larratxo, con capacidad para 15 plazas.

 

Sin embargo el carácter emprendedor de Fundación Larratxo y, por entonces, presidente, llevó  a la Entidad a buscar nuevos retos fuera de nuestras fronteras. Durge, entonces Fundación Larratxo en Ecuador con un presupuesto modesto y con la escasez de recursos propia de paises en vias de desarrollo. Comienza a trabajar con niños en situación calle en aquel pais. Con el paso de los años se avanza en la consecución de logros institucionales mediante  convenios de colaboración con las administraciones públicas nacionales,aumentando sus fuentes de financiación y sumando programas al proyecto inicial que, actuamente se ha diversificado en la atención especializada para personas con discapacidad y personas menores de edad en riesgo.

Año 2007

La actividad en el ámbito de la Infancia seguirá centrándose en el Acogimiento residencial de menores. En este sentido, la evolución que venía forjándose en el Sistema de Atención Infantil, provocará un cambio importante en cuanto al organigrama de la propia institución, pasando, de contar con un único recurso, ubicado en el barrrio donostiarra de Larratxo para  la atención de 15 menores, a contar con dos pisos con capacidad de 8 personas. en ese entonces, se plantea, igualmente un cambio en cuanto al modelo de atención desarrollado por laDFG, proponiéndose una diferenciación por programas en función del criterio de edad. Los hogares de protección, gestionados por la entidad, pasan desde ese momento a gestionar un servicio de atención del Programa Básico para adolescentes

Año 2018 - actualidad

La entidad renueva su Junta Directiva, incorporando nuevos miembros a su Patronato. Se produce, así  mismo la escisión de Fundación Larrtxo, creándose una nueva Entidad denominada Munduko Gazteen Alde Fundazioa, que ncorpora los proyectos que la Entidad tiene en diferentes lugares del mundo , incluyéndose los centros que actualmente la entidad tiene en Ecuador: FUNDUNA (Fundación Nuevo Amanecer, que trabaja con niños con diversidad funciona); FUNES (Fundación niños en riesgo)

Equipo humano 

Fundación Larratxo la componemos un equipo de profesionales con largo recorrido en el ámbio de la Protección de menores. Formamos un equipo de trabajo experto en la intervención social bajo parámetros de respeto a la diversidad, individualidad (subjetividad y autenticidad de cada persona), profesionalidad, humanidad y disposición afectiva.

Nuestra misión



Fundación Larratxo es una entidad sin ánimo de lucro, de inspiración cristiana, especializada en la atención a personas menores de edad en situación de desprotección grave y desamparo, así como a sus familias. Nuestro trabajo se basa en la generación de procesos de acompañamiento y transformación, basados en un modelo de atención centrado en la familia. El objetivo final es lograr que los jóvenes realicen un tránsito a la vida adulta con el máximo despliegue de sus capacidades autónomas.

El trabajo de los profesionales del servicio está orientado a acompasar los procesos madurativos de las personas menores de edad, garantizando la cobertura de sus necesidades básicas; favorecer la adquisición de herramientas propias de cara a su autonomía; y posibilitar la asunción de su realidad familiar, así como la elaboración de su propia historia de vida.

 Nuestra visión

Deseamos ser reconocidos como un equipo competente, creativo e innovador en aportar soluciones de valor, tanto a nuestro proyecto actual de atención a personas menores de edad y sus familias, así como a futuros proyectos que se nos presenten derivados de las necesidades de la propia fundación, como de necesidades de la sociedad.

En el ámbito de la atención a personas menores de edad y sus familias entendemos como competencia el trabajo realizado por un equipo multidisciplinar, experto en la intervención psico-social y socio-educativa con personas menores de edad y sus familias a través de un modelo de atención validado y basado en la profesionalidad y la eficacia, orientado a generar un impacto sobre el desarrollo de su vida autónoma.

Nuestros Valores

Cómo los definimos, entendemos y vivimos:

TRANSPARENCIA

Nos presentamos ante los demás tal y como somos, abiertos a explicar nuestras decisiones e informar de nuestras acciones. Además tenemos claro que cada una de nuestras actuaciones debe estar regulada por la ética.

PASIÓN Y COMPROMISO

Queremos lo que hacemos y luchamos, día a día, por mejorar lo que ofrecemos.

SENTIDO DE PERTENENCIA

Es de gran valor que cada uno nos sintamos parte de un “nosotros”.

COLABORACIÓN

Creemos en el trabajo en equipo y en la cooperación con otras organizaciones e instituciones para potenciar sinergias y mejorar el rendimiento de nuestro trabajo.

PROFESIONALIDAD Y HUMANIDAD

Lo entendemos como un tándem que debe aparecer en la figura del profesional de manera combinada. Sin una parte no puede completarse la otra. Sin las dos, no puede completarse la exigencia profesional que se requiere para el ejercicio de nuestra intervención.

RESPETO

Aceptamos totalmente a la persona y a sus circunstancias personales y socio-familiares.

DISPOSICIÓN AFECTIVA

Creemos que la capacidad del profesional de sentir y expresar afecto hacia los usuarios es un elemento fundamental de la vinculación. Nos mostramos disponibles ante las necesidades afectivas de los menores con los que trabajamos.

FLEXIBILIDAD

La definimos como la capacidad de generar intervenciones ajustadas a las necesidades de la población a la que, en cada momento, atendemos activando respuestas ajustadas a cada persona y familia.

© 2021 Fundación Larratxo Todos los derechos reservados
Producido por BeeDigital