Qué hacemos

Marco de intervención

1. MARCO LEGAL DE REFERENCIA

 

Las funciones y objetivos del acogimiento residencial como medida legal de protección, quedaN recogidos en el marco legal de referencia se expone a continuación. Dicho marco abarca tres niveles (internacional, estatal y autonómica) quedando en cada uno de ellos definido por su alcance territorial y competencial.

Normativa Internacional-Europea

 

Declaración de los derechos del niño de 20 de noviembre de 1959.
Convenio de La Haya, de 5 de octubre de 1961, sobre la competencia de las autoridades y la ley aplicable en materia de protección de menores.
Convenio sobre los Derechos del niño, de la Asamblea General de las Naciones Unidas del 20 de noviembre de 1989.
Carta Europea de los derechos del niño. Resolución del Parlamento Europeo de 8 de julio de 1992.

Normativa Estatal

 

Constitución
Código Civil
Ley Orgánica 1/1996, de 15 de Enero, de Protección Jurídica del Menor y de modificación parcial del Código Civil y de la ley de Enjuiciamiento Civil.
Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal.
Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social.
Real Decreto 1174/2004, de 30 de Julio, por la que se aprueba el Reglamento de la Ley Orgánica 5/2000, de 12 de enero, reguladora de la responsabilidad penal de los menores.
Real Decreto 2393/2004, de 30 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social.
Ley 26/2015, de 28 de julio, de modificación del sistema de protección a la infancia y a la adolescencia
121/000022 Proyecto de Ley Orgánica de protección integral a la infancia y la adolescencia frente a la violencia.

Normativa autonómica

Estatuto de Autonomía, aprobado por Ley Orgánica 3/1979, de 18 de diciembre
Decreto 64/2000, de 6 de abril, por el que se aprueba la carta de derechos y obligaciones de las personas usuarias y profesionales de los servicios sociales de la Comunidad Autonómica del País Vasco y el régimen de sugerencias y quejas.
Ley 27/1983, de 25 de noviembre, de Relaciones entre las Instituciones Comunes de la Comunidad Autónoma y los Órganos Forales de los Territorios Históricos.
Decreto 209/1985, de 2 de julio, de traspaso de servicios de las Instituciones Comunes de la Comunidad Autónoma al Territorio Histórico de Gipuzkoa en materia de protección, tutela y reinserción social de menores.
Decreto 64/2000, de 6 de abril, por el que se aprueba la carta de derechos y obligaciones de las personas usuarias y profesionales de los servicios sociales de la Comunidad Autónoma del País Vasco y el régimen de sugerencias y quejas.
Decreto 155/2001, de 30 de julio, de determinación de funciones en materia de servicios sociales
Ley 2/2004, de 25 de febrero, de Ficheros de Datos de Carácter personal de Titularidad Pública y de Creación de la Agencia Vasca de Protección de Datos.
Ley 3/2005, de 18 de febrero, de Atención y protección a la Infancia y Adolescencia. Esta Ley establece, por primera vez, en la Comunidad Autónoma del País Vasco, un marco global de referencia en esta materia.
Decreto 131/2008, mediante el que se regulan los requisitos técnicos materiales, funcionales y de personal que deberán reunirlos recursos de acogimiento residencial destinados a los niños, niñas y adolescentes en situación de desprotección.
Ley 12/2008, de 5 de diciembre, de Servicios Sociales.
Decreto 131/2008, de 8 de julio, regulador de los recursos de acogimiento residencial para la infancia y la adolescencia en situación de desprotección social.

2. OBJETIVOS Y FUNCIONES DEL RECURSO DE ACOGIMIENTO RESIDENCIAL

 

Para definir las funciones y objetivos de los recursos de Acogimiento Residencial para el colectivo de la Infancia y adolescencia hemos de hacer referencia a los preceptos normativos que enmarcan y regulan las líneas de actuación del recurso. La finalidad principal de Fundación Larratxo-Donostia es atender a corto y medio plazo a adolescentes de ambos sexos que se encuentran en situación de desprotección grave o desamparo.

 

Como centro perteneciente a la red de Atención Residencial para menores en situación de desprotección del Servicio de Infancia y Juventud de la Diputación Foral de Gipuzkoa, Fundación Larratxo responde a las características del llamado Programa básico de atención. De esta manera, el acogimiento residencial se define como “una medida de protección destinada a aquellas personas menores de edad que no pueden permanecer en sus hogares, y mediante la cual se les proporciona un lugar de residencia y convivencia que cumpla con el cometido de una adecuada satisfacción de sus necesidades” (Diputación Foral de Gipuzkoa)

 

“Siguiendo el principio básico de normalización, los recursos de acogimiento residencial tratarán de reproducir, dentro de sus posibilidades, un ambiente de convivencia similar al familiar, respetando los patrones sociales normativos de distribución de espacios, actividades, reglas y relaciones personales. En el mismo sentido, se deberán utilizar los recursos sociales comunitarios para la cobertura de las necesidades de los niños y niñas atendidos, tanto en el aspecto escolar, como en el sanitario, ocio, tiempo libre, etc., evitando la utilización de servicios o actividades dentro de los hogares que puedan obstaculizar la integración social”. (P. Marco de Acogimiento Residencial DFG, 2012)

 

Los recursos residenciales tienen como función esencial “el ejercicio de la acción educativa y socializadora que toda persona menor de edad tiene derecho a recibir y que normativamente se desarrolla en un contexto familiar”.

 

 

El modelo de atención del acogimiento residencial se adecua a los perfiles y necesidades propias de la población atendida, cuya evolución en los últimos años ha obligado a técnicos e instituciones a plantear nuevos enfoques de atención destinados a trabajar desde la individualidad de los menores de edad. Las intervenciones se llevan a cabo de una manera intensa y personalizada y en base a las necesidades de cada menor, teniendo especialmente en cuenta el desarrollo de “estrategias, tanto preventivas como rehabilitadoras de ciertos retrasos del desarrollo o problemas de comportamiento, que tan frecuentes son en áreas como las habilidades sociales, cognitivas o de autonomía personal”.

 

Atendiendo a este planteamiento, el equipo educativo Fundación Larratxo-Donostia trabaja desde la importancia del vínculo en el establecimiento de una relación de ayuda y acompañamiento personal, que posibilite al colectivo de menores de edad atendidos experiencias vitales alternativas a las vivencias relacionales propias de su historia de vida con un objetivo reparador.

 

En los pisos, conviven junto a los adolescentes, educadores, integradores sociales, auxiliares domésticos y responsable de piso. La tarea de todos ellos es la de ofrecer a estos adolescentes un contexto seguro, así como el afecto, formación y atención que precisan en su proceso de crecimiento. La convivencia diaria, por tanto busca la representación con la mayor fidelidad posible de un hogar de carácter familiar con la salvedad derivada de la idiosincrasia del recurso, sujeto a exigencias reguladas por el propio sistema de protección.

 

En suma, la máxima de este recurso debiera ser el de generar un sentimiento real de hogar compartido por todos sus integrantes, menores de edad y trabajadores, en favor de una convivencia cercana, intensa y reparadora basada en las relaciones humanas y personales entre sus miembros. Así mismo, su función debe estar orientada a la elaboración y en la medida de lo posible, trascendencia de las historias de vida personales y familiares que propiciaron la salida del hogar de los/as adolescentes, así como a favorecer su tránsito a la vida adulta.

 

Esta labor, dirigida a garantizar unos mínimos en cuanto a su calidad de vida y a la cobertura de las necesidades básicas, es un elemento clave que nos legitimará como los responsables directos de su cuidado y atención. Desde esta premisa, nuestro modelo de atención busca ofrecer la máxima calidad en la convivencia, sin perder de vista el funcionamiento familiar en el que se basan los principios filosóficos de la asociación/fundación.

 

Nuestras funciones concretas en cuanto a la labor de cuidado y protección que nos son asignadas pudieran resumirse en los siguientes puntos:

 

Alimentación.
Sueño.
Higiene.
Vestido.
Seguridad.
Autonomía.
Cobertura Afectiva:
Asistencia sanitaria y psicológica:
Asistencia escolar.
Asistencia legal
Trabajo con la familia.
Relaciones con el entrono.
Desplazamientos.

 

 

Por lo que respecta a los objetivos de intervención de un hogar de protección, estos se adecuan a los preceptos normativos vigentes (dependientes de la administración pública competente, en este caso la Diputación Foral de Gipuzkoa). Así mismo, Fundación Larratxo mantiene unos objetivos que definen la intervención diaria desde su identidad propia. Tanto aquellas metas previamente establecidas por el sistema de protección a la infancia, como aquellas que se conciben en el marco pedagógico de la entidad, se recogen a grandes rasgos en los siguientes parámetros (para más información consultar el proyecto educativo de centro de la entidad).

 

  1. El hogar de protección reproducirá en la medida de lo posible el ambiente de convivencia y funcionamiento familiar actuando desde el llamado principio de normalización
  2. El hogar de protección, forma parte de una comunidad en la que los y las menores de edad acogidos/as interactúan con objetivos de integración y normalización con el entorno.
  3. Abordaje de la situación familiar de las personas menores de edad atendidas, identificando las problemáticas presentes en su realidad familiar, así como favoreciendo su comprensión y elaboración personal como parte de su historia de vida. La realidad de los y las adolescentes en situación de acogimiento residencial, no puede abordarse sin desarrollar acciones orquestadas con su sistema familiar, como parte de su proceso de desarrollo madurativo y tránsito a la vida adulta.
  4. Desarrollo de procesos de acompañamiento de la persona menor de edad en su proceso madurativo, activando intervenciones que puedan compensar las dificultades personales derivadas de experiencias de socialización complejas o deficitarias, favoreciendo la construcción de una identidad sólida.
  5. Activación de procesos de crecimiento, responsabilización y adquisición de capacidad autónoma orientados al tránsito a la vida adulta

MODELO EDUCATIVO Y LÍNEAS METODOLÓGICAS DE LA ENTIDAD

 

El modelo educativo de F.Larratxo se fundamenta en un marco teórico de referencia, que tiene su correspondiente concreción en un marco metodológico que recoge las principales fases de la atención que reciben los adolescente desde su entrada en el recurso de protección, hasta el egreso del mismo.

 

De manera reciente la entidad ha desarrollado un proceso de readaptación y readecuación de su marco interventivo, adecuando sus actuaciones a los parámetros actuales de la protección a la infancia. En este sentido nuestro marco de referencia se concreta en el Modelo de Vinculación Emocional Valiente (Estalayo, 2017) cuya propuesta está orientada a generar procesos de cambio y acompañamiento desde la validación emocional hacia la interiorización de capacidades y herramientas propias, mediante experiencias de vínculo con adultos de referencia.

 

Dicho modelo, ha desarrollado una metodología de acción específica que establece una serie de fases que posibilitarán el transitar del adolescente desde su entrada en el hogar de protección hasta su salida del mismo, con independencia de las derivas de cada caso (reunificaciones familiares, tránsitos a la vida adulta por mayoría de edad o derivaciones a recursos de carácter especializo ante problemáticas de mayor gravedad).

 

Para el desarrollo de nuestra labor interventiva nos basamos en determinados marcos teóricos de referencia (algunos de ellos integrados en el propio Modelo de Vinculación Emocional Validante) que constituyen guías para la intervención desde propuestas teóricas fundamentadas y validadas, de las que extraemos contenidos específicos entendidos en la intervención bajo la estructura de un modelo ecléctico de intervención.

 

Enfoques contextuales y sistémicos
La teoría del apego: John Bowlby
Enfoque de las necesidades infantiles
Enfoque sociocultural: la teoría de Vygotsky
Teorías psicodinámicas actuales, como la mentalización (aportaciones de Peter Fonagy)

En Fundación Larratxo
trabajamos para ayudar a los demás

© 2021 Fundación Larratxo Todos los derechos reservados
Producido por BeeDigital